El Gran Secreto Metafisico De La Felicidad







Parecería que esta receta fuera difícil de poner en práctica, pero no es cierto. Basta con ensayarla una sola vez para que no se vuelva a olvidar.
Ahora, antes de comenzar a poner en práctica los puntos enumerados, hay que hacer el siguiente Decreto:

1.- Yo no hablo, ni permito que se me hable nada contrario a la perfecta salud, la felicidad y la prosperidad.

2.- Yo le hago sentir a todo ser viviente que lo considero valioso.

3.- YO le busco el lado bueno a todo lo que me ocurre, y a todo lo que veo ocurrir a otros.

4.- YO pienso en todo lo mejor. Espero todo lo mejor. Trabajo únicamente por lo mejor.

5.- YO siento igual entusiasmo por lo bueno que le ocurre a otro, que por lo que me ocurre a mí.

6.- YO olvido mis errores del pasado y sigo adelante a mayores triunfos.

7.- YO llevo una expresión agradable en todo momento, y sonrío a todo ser que contacto.

8.- YO no tengo tiempo para criticar a los demás, ya que paso tanto tiempo mejorándome.

9.- YO me hago tan fuerte que nada puede perturbar la paz de mi mente.

10.- YO SOY demasiado grande para preocuparme. Demasiado noble para enfurecerme. Demasiado fuerte para temer. Demasiado feliz para permitir la presencia de algo negativo.

1 comentario:

CESAR dijo...

Muy sabio. He tenido momentos muy malos en esta vida, y me propuse cumplir un decálogo, menos complejo, ya que no doy para tanto, pero que me funciona. ¡Soy menos infeliz!
Si no te importa, me has dado una idea para mi blog, poner este decálogo que me autoimpuse.