“Tú eres yo”


En aquel día tempestuoso soplaban fuertes vientos sobre el mar, agitando amenazadoramente sus grandes olas, como si éstas trataran de alcanzar el cielo.

La pequeña gota, que había hecho tan largo viaje con el fin de encontrar a su Señor, se asustó terriblemente.

Pero antes de que ella pudiera desanimarse, el Océano rugió: “¿Por qué estás indecisa? Desecha todo temor y ven a Mí”.

Temo a las olas; me van a tragar.

¡Querida! Sé sensata. Si no me pueden devorar a Mí, ¿cómo podrían devorarte a ti?

¡Señor! ¡Tú eres tan grande y yo soy tan pequeña!

Esos razonamientos no tienen sentido. No hay diferencia entre tú y Yo, porque ambos somos solamente agua.
Tan pronto vengas a Mí, tú serás Yo.
El Señor de las Olas no debe temer a las olas.

DESTELLOS
SWAMI TILAK

2 comentarios:

sedemiuqse dijo...

Todos somos uno.
Que bello.
Besos y amor
je

Antònia dijo...

Precioso texto!
Todo es Uno.
Tan sencillo y, a veces, tan difícil de asimilar...
Besos!!