Aquietarse


La verdadera felicicidad se encuentra en las cosas simples y aparentemente más trivales.
Pero para percibir estas cosas pequeñas y silentes es preciso estar muy silente interiormente.
Hace falta un alto grado de alerta.

AQUIETATE. MIRA . ESCUCHA.

Permanece presente.

Pon conciencia en los variados y sutiles sonidos de la naturaleza:

El susurro de las hojas del viento, el chapoteo de la lluvia, el zumbido de un insecto, el primer canto de un pajaro al amanecer.

Entregate por completo al acto de escuchar.

Más allá de los sonidos, hay una grandeza, una sacralidad que el pensamiento es incapaz de alcanzar.


Eckart Tolle ( Los Guardianes del Ser)

4 comentarios:

Reysagrado dijo...

Cierto.

Pero lo más bonito de todo ello es poderlo compartir.

Es una necesidad innata del Ser: aprendemos compartiendo y compartimos aprendiendo...

Dar y recibir: eso es Amor. Por eso, cuando estamos enamorados, escuchamos más que nunca, damos y compartimos con alegría, recibimos y aprendemos con ilusión...

Te sigo. Me gusta lo que dices y cómo lo dices.

sankaradas dijo...

Querida Shakti.

Cuando escuchas, con la mente silente puedes oír perfectamente la Voz del Maestro.

Namasté.

ver con los ojos del corazon dijo...

Si...Ser Escucha...sólo aspiero a eso, querida hermana.

Escuchar desde el Silencio interno...desde el vaciamiento ... nada de juicios... ser receptividad... y allí está ÉL.

Un Abrazo especial, hermana.

Carmen.

SHAKTI dijo...

Muchísimas gracias por compartir vuestra esencia conmigo!!!

Un abrazo desde mi alma...